Inicio / Sin categoría / Ajusticiados por la justicia

Ajusticiados por la justicia

IMG_3217

 

 

 

 

 

Por Nayeli Hernández Vázquez

Todos somos iguales ante la ley,

pero no ante los encargados de aplicarla.

Stanislaw Jerzy Lec

(1909-1966, escritor polaco).

En las últimas semanas ha habido un debate entorno a los justicieros anónimos: ante los ojos de la sociedad, una sociedad dolida, temerosa, pero sobre todo “harta”, la vida de los delincuentes no vale nada, está bien que los golpeen, que los asesinen.

No voy a defender a estos malandrines, siendo honestos, no vale más la vida de un Diputado que la de un ciudadano común y corriente, tampoco vale menos la vida de un delincuente… Desgraciadamente los medios de comunicación, el gobierno, las instituciones y nosotros mismos hemos permitido que nos metan esa absurda idea en la cabeza.

La pérdida de una vida humana es igual de lamentable en cualquier situación, el problema lo hemos causado nosotros, los ciudadanos, nos sorprendemos por la violencia, aunque la ejercemos en nuestro día a día, y eso nos ha llevado a verla como algo normal. Sí, la hemos normalizado en nuestro entorno: la violencia intrafamiliar, la falta de respeto a nuestros padres, a nuestro prójimo, al permitirle a nuestros hijos que hagan lo que quieran… Antes lo padres con una sola mirada controlaban a los hijos, hoy no solo no los pueden controlar, no les ponen límites, y la Comisión de Derechos Humanos que lejos de ayudar (desde mi perspectiva) ha venido a perjudicar en mucho a nuestra sociedad los respalda.

No, no estoy en contra del trato digno. Póngase usted a pensar en un hecho de una secundaria de Jalisco, en la cual un alumno tiene atemorizados a todos sus compañeros y a los maestros porque es violento y no lo pueden expulsar. Al respecto, el secretario de educaciòn Jalisco dice que tiene que actuar en apego a las recomendaciones de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, porque no se le puede negar el acceso a la educación básica porque es obligatoria ni se les puede obligar a los padres a presentarse en la escuela. Ahora reflexione en que se convertirá este adolescente en unos años más…

A este ejemplo puedo sumar los cientos de niños que viven y protegen al crimen organizado en sus comunidades, y los protegen porque ellos (los narcotraficantes) les dan empleo, los alimentan y se encargan de llevarles servicios a sus comunidades y, como no conocen otro modo de vida, también sueñan con ser, con pertenecer al crimen organizado. Cuando cantamos esos narcocorridos con singular alegría, los engrandecemos porque son unos chingones, y ahí también estamos mandando un mensaje erróneo a nuestros hijos, o a cualquier niño que esté a nuestro alrededor.

La culpa la tenemos nosotros. Tenemos que volver a esos tiempos en los que un criminal, por millonario que sea, no es, ni dejará de ser eso “un criminal, un delincuente”, una persona que tiene que ser castigada, señalada, no engrandecida, alguien a quien tenemos que marginar, no a quien le tenemos que hacer narcorridos y cantarlos todos los días y expresar delante de los niños “que chingon era ese”. Porque entonces no solo seguiremos así de jodidos, en unos años la violencia será mayor y los delincuentes vivirán felices caminando tranquilos por las calles y los buenos tendremos que vivir como ratas en las alcantarillas, con miedo.

La mano firme siempre duele, pero duele más una sociedad de valores que estamos perdiendo y el tiempo nos pasará factura.

NAYELI HERNÁNDEZ VÁZQUEZ. Licenciada en Estudios Políticos y Gobierno por la Universidad de Guadalajara y actual secretaria de publicaciones del CEEPYG.

FB: Nayeli Hernández TW: @nayeli_hv

Las opiniones son de carácter estrictamente personal y no reflejan necesariamente el punto de vista del Colegio Estatal de Estudios Políticos y Gobierno de Jalisco A. C.

Comparte esta página! Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this pageShare on Tumblr

Sobre colegio

Un comentario

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicadoRequeridos *

*