Inicio / Sin categoría / Las audiencias de Duarte: “Presencia o ausencia, según conveniencia”.

Las audiencias de Duarte: “Presencia o ausencia, según conveniencia”.

 

 

 

Por Patricia Otila Villanueva Quezada

Algo que caracteriza a Javier Duarte es la seguridad —por no decir cinismo— con la que se presenta ante las autoridades y medios de comunicación. Esta quedó demostrada en la primera audiencia a la que asistió en México, la cual tenía como finalidad la presentación de las acusaciones en su contra frente a su defensa y el juez que se asignó. Y así comenzar su proceso penal, pero sorprendió a la Procuraduría General de la República con los cuestionamientos que realizó, dejando en claro la falta de preparación de los tres fiscales asignados ya que llegaron a tardar hasta una hora en responder sólo una de las más de 20 preguntas realizadas por el ex – gobernador y al final sólo hubo pruebas para demostrar el desvío de sólo 38 millones de pesos de los 438 millones que se le acusaba originalmente.

El caso de Duarte representa claramente la situación de nuestro país, la negligencia de las autoridades y el nivel de corrupción por parte de los servidores públicos. La audiencia fue cubierta sólo por treinta reporteros nacionales y extranjeros. Todos opinaron que los fiscales fueron ineficientes e incluso parecía un interrogatorio por parte del juez hacia ellos… punto para Duarte, quién está siendo representado por la firma “Del Toro Cabazos Abogados”, mismos que tienen a cargo otro de los casos de corrupción reciente e igual de importante en México: el de Elba Esther Gordillo. Para ser un servidor público acusado de lavado de dinero, su situación actual es envidiable, cuenta con una defensa de alto nivel y su familia está en Europa libre de cualquier acusación siendo que también participaron en los delitos se le acusan.

El argumento con el que se justificó la falta de organización de la PGR en esta audiencia es que se está aplicando el nuevo sistema de justicia penal acusatorio, que busca “hacer eficiente” el proceso y este no podrá durar más de dieciocho meses. Obviamente ya existen incongruencias en este sistema, pero definitivamente la prensa lo llevó al otro extremo al insinuar que Javier Duarte podría salir libre de culpa, cuando mediáticamente y, ante la sociedad, ya es considerado culpable.

Fue hasta la segunda audiencia de vinculación a proceso por delincuencia organizada  y operaciones con recursos de procedencia ilícita donde Duarte dejó de lado el protagonismo y no se le veía  sonriente como siempre. Esta vez fueron un representante de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y seis agentes de la PGR que explicaron mediante una presentación cada una de las 82 pruebas con las que se demostró el desvío de 1,670 millones de pesos… nada que ver con la cifra presentada originalmente. Además, se advirtió que puede aumentar ya que la investigación no ha finalizado. También se presentaron dos testigos clave que formaron parte de esta red de delincuencia y que negociaron con la PGR la devolución del dinero que obtuvieron de estos negocios ilícitos.

Para el juez, las pruebas fueron razonables y fue así como se determinó que Javier Duarte será parte de un juicio oral, en caso de ser considerado culpable de lo que se le acusa (en nuestro país todo puede pasar) se determinará de qué forma el ex – gobernador tendrá que pagar el daño causado al Estado de Veracruz, después de esta sentencia no quiso dar declaraciones o citar erróneamente a alguno de sus autores favoritos.

A todos nos hubiera gustado ver que Duarte llegara a México directo a pagar cada peso que se gastó, pero el asunto se está tratando de manera diplomática y eso alimenta el escepticismo de los mexicanos. A esto se suman los medios de comunicación que demostraron la falta de conocimiento del tema del proceso de los juicios orales donde los acusados gozan de lo que llaman “presunción de inocencia” hasta que se demuestre lo contrario. Al no tener claro detalles como este y presentar las noticias de la primera audiencia con información errónea, todo parecía indicar que el ex – gobernador saldría en libertad, les pasó lo mismo que a los agentes de la PGR,  no hubo preparación suficiente para abordar este caso.

Mientras tanto, este personaje esperará preso con su uniforme caqui y un cuadro de depresión y ansiedad en el reclusorio norte a pesar de las solicitudes de que estuviera interno en un penal federal. Eso se lo ganó por huir a Guatemala: el juez considera que puede reincidir. Por su parte los abogados encargados de la defensa ya declararon que impugnarán la sentencia del juez. Esperemos que esta vez, por lo menos uno de los personajes más corruptos de la historia de nuestro país, sea juzgado como se debe, sin concesiones y se cumpla la sentencia que determinen las autoridades mexicanas.

Patricia Villanueva Quezada estudió Administración Gubernamental y Políticas Públicas en la Universidad de Guadalajara. Actualmente trabaja en TATA Consultancy Services en el proyecto editorial Thomson Reuters. Sus principales intereses son el medio ambiente e igualdad de género. 

EM: pviillanueva@hotmail.com 

Las opiniones son de carácter estrictamente personal y no reflejan necesariamente el punto de vista del Colegio Estatal de Estudios Políticos y Gobierno de Jalisco A. C.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte esta página! Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this pageShare on Tumblr

Sobre colegio

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicadoRequeridos *

*