Inicio / Sin categoría / ¿Qué cosa no es la ratificación de mandato?

¿Qué cosa no es la ratificación de mandato?

No existe un “llamamiento al voto”, debido a que no se elige nada, ni se vota por alguien; lo único que ocurre en este ejercicio es una consulta…

 

 

 

 

Por Víctor Castro Sandoval

La ratificación de mandato “no es un proceso electoral”, porque no emana de la ley electoral del estado de Jalisco, ni de la ley de participación ciudadana del estado de Jalisco, ni es una de las figuras de participación social previstas en la Constitución Política del Estado de Jalisco, como se señala en su artículo 11: Gobierno Abierto, Plebiscito, Referéndum, Ratificación Constitucional, Iniciativa Popular Estatal y Municipal, Presupuesto Participativo, Revocación de Mandato, Consulta Popular, Contraloría social, Cabildo Abierto y las Juntas Municipales.

Cabe aclarar que las figuras de participación social que evoca la Constitución del Estado de Jalisco deberán ser organizadas y/o implementadas por el IEPC (Instituto Electoral y de Participación Ciudadana), sin que ninguna se considere obligatoria para los municipios.

Además, la ratificación tampoco emana de ninguna ley o proceso federal. El ejercicio de ratificación de mandato no puede estar sujeto a los tribunales electorales ni a las reglas electorales, porque simple y llanamente no es un acto electoral con base en ningún orden jurídico estatal o federal que tenga la intención de promover a alguien para un cargo o puesto público. Así también, en la ratificación de mandato no ocurre en estricto sentido “un voto” debido a que no se elige ningún cargo público, ni los partidos políticos registran ante la autoridad electoral a ningún candidato. En ese mismo orden de ideas, no existe un “llamamiento al voto”, debido a que no se elige nada, ni se vota por alguien; lo único que ocurre en este ejercicio es una consulta de opinión pública, que se da a través de la participación ciudadana.

Una consulta de opinión pública no posee el atributo de “representar” a ninguna mayoría ni es su intención hacerlo; la ratificación no busca la representatividad de un proceso electoral, porque no es un proceso electoral.

¿Qué cosa sí es la ratificación de mandato? Un ejercicio de participación ciudadana con sustento jurídico en la reglamentación municipal. Que a manera de consulta pretende medir la opinión pública de la ciudadanía con la intención de conocer ¿qué opina de la administración municipal actual? Los ayuntamientos han sido claros en eso, jamás han mencionado que este sea un proceso electoral; otra cosa es que la oposición quiera llevar el tema a esa arena; y que de hecho, lo esté haciendo con la intención de deslegitimar el mecanismo. Lo cual se entiende como parte de ese “realismo político” que implica siempre una lucha por el poder.

Incluso, la misma ley electoral del estado de Jalisco en su artículo segundo señala que:
Artículo 2.- (…) El Estado de Jalisco es libre y soberano en su régimen interior; su gobierno es republicano, democrático, representativo y popular; tiene como base de su organización política y administrativa el “municipio libre” ―el entrecomillado es mío―.

Es a todas luces evidente, que el ejercicio de ratificación tiene una clara dimensión política. Sin embargo, el hecho de que sea cuestionable políticamente no lo convierte per se  en malo o en bueno. El instrumento tan sólo será útil en la medida que le funcione a la administración municipal para consolidarse políticamente, e inútil si no lo logra.

Si es ilegal, deberá ser sancionado por la autoridad correspondiente en los términos que la ley señale; aunque la pregunta es ¿Qué autoridad deberá sancionarlo y en base a qué marco jurídico? Como ya señalé, el ejercicio no emana de ninguna ley estatal o federal, ni tampoco es un ejercicio que pretende funcionar como un proceso electoral.

El ejercicio es una gran encuesta con la finalidad de hacer que la ciudadanía participe opinando sobre la administración pública municipal; un ejercicio con sustento legal derivado de la personalidad jurídica y la autonomía municipal ostentada en el 115 constitucional.

  • ¿La Ratificación de Mandato es perfectible? Sí.
    ¿La Ratificación de Mandato es deleznable? Según cómo se vea.
    ¿La Ratificación de Mandato es polémica? Sí.
  • ¿La Ratificación de Mandato es ilegal? Hasta el momento no.
    ¿La Ratificación de Mandato es políticamente incómoda? Para la oposición sí.
  • ¿La ratificación de mandato es un acto político con tintes electorales? Sí.
  • ¿Hay simulación de un proceso electoral? No, nadie dice que este sea un proceso electoral.
  • ¿La ratificación de mandato es un gasto innecesario? Según se aprecie políticamente.
  • ¿La ratificación de mandato es un gasto injustificado? Entonces debe haber consecuencias legales.
  • ¿La ratificación de mandato es un ejercicio representativo? No lo es, ni pretende serlo.

Víctor Castro Sandoval. Es politólogo por la Universidad de Guadalajara. Además de ser servidor público, se desempeña como docente de la licenciatura en Ciencia política y administración pública de la Universidad América Latina.

Las opiniones son de carácter estrictamente personal y no reflejan necesariamente el punto de vista del Colegio Estatal de Estudios Políticos y Gobierno de Jalisco A. C.

Comparte esta página! Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this pageShare on Tumblr

Sobre colegio

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicadoRequeridos *

*